30 enero 2005

Los de arriba

Después de tres mentadas de madre soñolientas de mi parte con lapsos de 45 minutos, se levanta el pichurro ya obstinado también con el ruido que estamos calándonos desde hace unas tres horas. LLama al vigilante por el intercomunicador, vocifera algo que no comprendo pero que sé qué es, se queda por ahí en la cocina esperando y regresa al cabo de unos minutos.
Yo me vuelvo a acurrucar en mi camita tratando de no espantar el sueño, pero él sale del cuarto nuevamente ahora sí ladilladísimo al extremo. Parece que logro empatar el sueñito otra vez y de repente oigo a lo lejos los gritos enardecidos del pichurro, pero yo ni me levanto. Espero que regrese y me dice "supongo que habrás oido los gritos"..."sí, oí...¿qué pasó?" y se larga a contarme como descargó a los coñitos de arriba (hijos de los vecinos y amiguitos de éstos todos quinceañeros) que estaban en un rumbón en plena escalera casi a la una de la mañana prolongando la fiesta y taconeo que había dentro de su casa.
¿Qué más puede haber pasado? si tenemos 4 meses (somos nuevos en el edificio) soportando encima de la cabeza, unos vecinos altamente ruidosos, groseros y desconsiderados que además tienen la suerte de vivir en el pent house. Ya hemos subido unas 5 veces con tono amable a pedir que bajen volumen a sus saraos , no tanto por la música sino por el taconeo (eso es lo que ladilla). El domingo pasado subí yo, y que para evitar un peo mayúsculo, pues llevaban 3 horas salta y salta jugando no sé que vaina con el nintendo, no pudimos ni acostarnos un ratico a flojear pues era imposible. Pero nada, la mujer una colombiana maleducada, dijo que ella estaba en todo el derecho de hacer el ruido que le viniera en gana a la hora y día que le salieran del forro. ¡¡¡¡No joda, para mis adentros!!!!
Le dije sin alzar la voz que la próxima vez vendría la policía en mi lugar a lo que los carajitos me dijeron cualquier cosa con la anuencia de su madre cabronauta, me dí la media vuelta sin decir más nada y bajé.
Para abreviar el cuento, ya nos reunimos con ellos y con los dueños de nuestros respectivos apartamentos que abogaron en nuestro favor y que tambien viven en el edificio, no llegamos a nada. El señor, colombiano también, un poco más educado que la mujer ha dejado bien claro que es dominado por la mujer y los hijos, pues en varias oportunidades nos dijo que él tenía hijos adolescentes y que tenía que "negociar" con ellos y prefería que estuvieran en casa brincando (jodiendo a los vecinos de abajo) y no en la calle. Yo crecí viviendo en apartamento junto con 3 hermanos más y mis padres eran muy categóricos en cuanto al ruido, no arrastrar sillas , no jugar metras, no rebotar pelotas entre otras cosas y eso no nos traumatizó ni nos hizo andar por ahí realengos, al contrario, nos enseñó a vivir en comunidad.
Total que estamos jodidos pues no hay ni chapulín colorado que nos defienda, "menos mal" que el contrato se nos vence en septiembre, solo nos restan escasos 8 meses de ruido y joda.

8 comentarios:

aWacate dijo...

Que desagradable... te entiendo. Tenemos unos vecinos, cuya casa queda detrás de la nuestra, que hacían fiestas de lunes a lunes hasta las 5 de la madrugada. Ni con la policía se les quitaba la vaina. Pero un día mi mamá decició sacar al jardín el equipo de sonido de mis hermanos... en aquella época no existían los cds y usó unos cassetes de ACDC y Iron Maiden para despertar a los vecinos a las 7 de la mañana. O sea, llevaban poco tiempo durmiendo. Con aquel escándalo a todo volumen y, con aquel tipo de música, los vecinos no jodieron más... Hay gente que sencillamente no sabe convivir. Echale bola que el ruido era tan arrecho, que los vecinos que viven a mitad de la cuadra escuchaban sus rumbas. Suerte.

Melenita dijo...

Te comprendo...mi vecino de al lado le encanta escuchar música (el mismo disquito) después de las 11:00 pm a todo volumen. Y antes tenía a los de arriba con un taconeo desde las 5:30 am...menos mal que ya se fueron.

cherry2 dijo...

De visita por tu casa, me encontré con muchos post super agradables TE FELICTO.
Cereza.
www.qtpd.com/impulsosysentidos.

Bolboreta dijo...

Qué locura! Esos ruidos a mi me pueden volver loca. Aquí no pasaría eso, la gente tiene mucho cuidado de no molestar al vecino, y si lo hace, llamas a la policía municipal y en segundos está acabando con el ruido.
Un saludo!!!

Topocho dijo...

Cabronautas, ja ja ja. Definitivamente no todo el mundo sabe vivir en comunidad, yo recuerdo mucho los ruidos de metras, que ladilla...

Tecnorrante dijo...

Que no te tiemble el pulso en llamar a la policía. Si lo haces varias veces seguidas ellos estarán más pendientes de pasar con frecuencia y tratar de parar el asunto.

TecBear dijo...

Ve a la jefatura más cercana, pon la denuncia, pide una caución y la jefatura los citará. Con los vecinos o la gente de condominio se consiguen los nombres. La próxima vez que hagan desastre, llamas a la jefatura a la hora que sea, viene una comisión de la policia y se puede llevar al dueño (o el inquilino, si es alquilado) preso 24 horas. Infórmate, y eso si, una vez que comiences, no te eches para atrás. Con los vecinos no cuentes, la mayoría de la gente prefiere calarse el abuso, por ignorar sus derechos o por miedo a represalias. Cuando vivía en La Candelaria (asumo que vives en Caracas) los vecinos de arriba eran así. Despues de pasar por todo el proceso de pedirles amablemente que bajaran el volumen, recibir insultos como respuesta, buscar apoyo en los vecinos, informarme acerca de las normas de convivencia municipales, y poner la queja en jefatura, una noche se llevaron preso al dueño, borracho, despues de organizar una fiesta flamenca (imaginate el ruido) en represalía cuando se enteró que lo había denunciado. Mas nunca hicieron escándalos despues de las 12pm.

Suerte.

Stokma dijo...

Bueno yo vivo en la 72... no necesito vecinos ruidosos.. tengo todos los ruidos existentes a escasos metros de mi ventana.. frenazos.. gritos, vallenato a todo volumen.. disparos.. (suspiro) mi maracaibo querido :D jeje