07 febrero 2007

Mi prima


La primera vez hace 12 años, le quedaron chéveres, bastante proporcionadas para una mujer flaca de 1,75 m; en esa epoca, estaba tratando de rescatar su matrimonio y él se las regaló como acto de buena voluntad. La segunda vez, ya divorciada, volvió al cirujano porque dizque se le habían encapsulado, esa fue la versión oficial para excusar el arreglito, luego me contó que se las rehizo porque las quería debajo del pectoral. No se las colocaron debajo del pectoral supo después, así que tuvo la excusa perfecta para ir por tercera vez, saliendo del procedimiento con unas enormes repisas en el frente a lo Pamela Anderson. La cuarta vez ya no se atrevió a confesármelo, supongo que le fastidiaba pensar que tenía que excusar de alguna manera la exageración, además acababa de terminar con su chamo 13 años menor que ella y estaba depre, le caía perfecto como terapia antistress.
Para sus casi 39 y dos hijos a cuestas, se ve súper bien, sigue flaca, se ejercita a diario, en algún momento llegó a ser instructora de spinning, desde mi punto de vista sigue teniendo el cuerpo como hace 20 años. Y entonces ¿qué le falta? Hace un mes se operó la nariz y se quitó las revolveras, pero ahora sí top secret para que no la critiquen. Cada nueva cirugía coincide con una etapa amorosa, sea buena o mala es suficiente para apelar al retoque…al final me pregunto ¿qué aguantará más, si el pellejo o el corazón?

8 comentarios:

Roberto dijo...

Bueno paisana, aguante lo que aguante, lo importante es que el corazon y el pellejo esten dispuestos y que tengan las ganas de alguna forma de seguir adelante

Voto por el pellejo, el corazon se cansa, creeme

Saludos

Dr. Bob

Maléfica dijo...

Debe ser muy valiente o masoquista porque enfrentarse al quirófano tantas veces...

El loco dijo...

no se que carajo piensan las mujeres al someterse a tanta pendejera...algún día ni ellas mismas se reconocen...creo que la autoestima es la mejor decisión pero cada loca con su tema
Saludos

Nostalgia dijo...

coño, yo no sería tan valiente ( o debo decir vanidosa?)
con el culillo que le tengo a un quirófano ya te digo.

besos ♥

p.d. y cuando es que el Pichurro va a ir a quitarle el telarañero a su blog?

Caty dijo...

bueno...a mi me impresiono la facilidad con que las chamitas venezolanas ahora tienen 20 agnos y se hacen su primera operacion de senos....aunque ya los tengan bastante grandes...
Y una operacion es siempre una operacion. No digo que para mucha gente no sea importante y valido..espero que pesen los riesgos...conozco una pareja donde ella se quedo en una liposuccion y aunque su marido (que la adoraba) preferia que no se la hiciera...triste, muy triste.

Naky Soto dijo...

¡Carrizo Troka! Hay que estar en situación. A ver, una de las cosas que más agradezco dele stilo de crianza de mis padres es que siempre me reforzaron el cerebro, lo que digo con esto es que, lejos de repetirme a diario que era linda o tal y que se yo, se fajaron en convencerme de mi capacidad intelectual.

Es la de la inteligencia otra batalla, una que se libra en standares muy distintos a los de la belleza, que puede llegar a ser igualmente exclavizante, pero en la que sin duda arriesgas menos.

Son tantas las amigas que he visto pasar por estos trances, tratando de "ganarle" la batalla al paso implacable de los años, como de los amores.A ratos me convezo que no es un ejercicio consciente, es antes una necesidad.

A pesar de lo grandotas, la próxima vez que la veas dale un abrazo fuerte, pasaran algunas prótesis, pero siempre es bonito saber que hay amores que perduran.

Un abrazo sin bisturí,

Martha Beatriz dijo...

Buen cuento...yo aqui estoy a la antigua, a mostrarse como uno es y a quererse idem :)

Eduardo dijo...

Troka yo tuve la oportunidad de ver los resultados de la ultima cirugia......Me encanto.

Maliba.