23 agosto 2006

Ocurrencias

Escena: Madre e hija de 5 años en el baño.

Hija: ¿mami, me puedo pesar?
Madre: claro!, ya sabes cómo subirte al peso, derecha y viendo al frente
Hija (viendo el peso que marca): Ah! rebajé.
Madre: 200 gramos, eso no es nada, te estás estirando.
Hija (con cara pensativa y haciendo la mímica): mami ¿por qué rebajé? si cuando me monté en el peso saqué la barriga así grandooooota.......

6 comentarios:

LuisCarlos dijo...

yo hacía lo mismo!!!!

o si no agarraba aire... pero para ver si flotaba y pesaba menos.

a esa edad pensaba que en las naves espaciales las balanzas debían estar pegadas en el techo.

Elenilla dijo...

Que rica! Me encantan las ocurrencias que tienen los niños. Yo estoy deseando que Laura se lance a hablar, porque de momento dice muchas palabras pero casi ninguna frase.

Naky Soto dijo...

¡Ay pero que lindísima que es ella! ¡Jajaja! Son esos pequeños regalos cotidianos que suceden sólo con el concurso de los pequeños.

Un abrazo enternecido,

el pichurro dijo...

No se engañen...lo que pasa es que cuando vé que el pichurro se pesa y no ha rebajado, suelta la panza que tiene metida a ver si la balanza no se da cuenta que está allí y dice: "Coño chica, naaaada que rebajo"....debe ser que piensa que panzón no rebaja... Pendiente mi carricita!
LU a todas las princesas de mi casita!

Adriana dijo...

A mi me pasa igual pero al contrario; meto la panza cuando me peso pero nada q adelgazo...
Me encanta cuando nos cuentas de tus hijas, Troka :)
Besos!

Silmariat, "El Antiguo Hechicero" dijo...

Una pregunta: Qué se puede hacer con esos maravillosos locos bajitos?

Todo lo mejor para Usted y los suyos, siempre.

PS: Aquí estoy de nuevo, hice un trato con Las Musas y le compré una rosa a cada una.