20 noviembre 2005

Si te llamara, te diría.......



Me parece que aprendiste, no sé si con los años, a adoptar aquella actitud que tanto te chocaba en otras personas, la de ser “prudente” o políticamente correcta, esa de no crear polémica o no contribuir a extenderla.
No me resulta nueva esa actitud tuya, pero por no fastidiar, siempre o casi siempre te dejo estar. Sin embargo, como anoche, a veces te zarandeo, trato de hacerte cambiar de parecer, pero no en un arranque de rebeldía, no, sino tratando de hacerte ver desde otra perspectiva alejada de tus prejuicios, que podrías estar equivocada o no enteramente correcta en tu apreciación de las cosas. Ojo, no trato de que pienses como yo, eso sería imposible y supremamente infantil.
Cuando te hablo con eso tono y esas frases te sientes incómoda se te nota en la voz, te niegas a entrar en el debate, tratas de desviar con artilugios manidos, pero yo sigo hasta que finalmente de tanta puya reaccionas, reafirmando mi impresión inicial en relación a tu actitud. Pero tristemente para bien o para mal tienes que calarte lo que yo tenga que decir, te agradezco el gesto amable de no trancarme el teléfono.
No creas que te ataco, no me gusta ni me siento en el derecho de hacerlo, me has dado lo mejor siempre, sin egoísmos, con todo el amor, al 1000%. ¿Será que a veces pretendo demasiado de ti? ¿que en mi inmadurez aún no he aprendido a ser ecuánime frente a muchas cosas?
Si hoy no te llamo no creas que estoy dolida o molesta contigo, nos estoy dando tiempo para limar la aspereza de anoche, pero eso sí, ya sabes cuál es mi posición en cuanto a lo que hablamos. Te quiero mucho.
Abur.-
P.D.: No he terminado de escribir esta nota cuando suena el teléfono. Eres tú, haciendo el esfuercito por acercarnos. Dándome a entender que no hay resentimiento. Te agradezco también ese gesto.

1 comentario:

Mila dijo...

esas discusiones, de vez en cuando, enriquecen la relacion, de cualquier tipo que sea