09 agosto 2005

¿Quiéres una Oreo?

Estas de chocolate creme son ¡¡lo máximo!!
Después de que la piojita menor estuvo detrás de mí todo el día preguntándome si podía comerse una Oreo, le prometí que hoy la merienda serían Oreos mojaditas en leche. Saltó de alegría y me dijo que "se derriten con la leche". Se le hizo eterna le espera, no veía el momento hasta que por fin como a las 4 de la tarde, vaso de leche servida y Oreos en su plato se lanzó el gustazo de sus 4 años. Cerraba los ojos cada vez que se llevaba la galleta a la boca como si estuviera degustando elixir de dioses.
Yo también tuve mi racioncita y solo me faltó cerrar los ojos con cada bocado, al final me dijo desde su sabiduría como amante de las Oreos: "ahora tómate la leche con los pedacitos en el fondo".
Abur.-

3 comentarios:

la maga dijo...

sí, son riquísimas...

Edén del Vainero Psicosocial. dijo...

Caramba Troka, por lo menos tú puedes controlar a tu chama y ella se aguanta hasta las 4:00. Te voy a mandar a mi mounstrica para que me la metas por el carril. Fíjate tú, antes de dormir, hace apenas una horita (brrruuuuu, alivio, jejeje) se comió unas Oreo... A nada puedo decirle que no. Y lo peor es que hace que a mí también me provoquen y me las coma a estas horas...
Jejeje... Sin los chamos, quizás las Oreo no sabrian tan rico.
Un abrazo.

Troka dijo...

Ya son las 4 y pico, así que ya vamos las tres a la meriendita consabida!!
Yummmmm.-