21 junio 2005

Musas a mí



He tenido la necesidad de sentarme a escribir pues los últimos días han venido cargados de emociones e historias como la de éste domingo en que cuatro coñitos de no más de 10 años el mayor, en el tiempo que dura la luz roja del semáforo, se amontonaron a pedir plata por la ventana y con veloz movimiento me robaron una de las tazas (tapas, copas o cómo se llame) del carro y después de una persecución los agarramos con el objeto del delito encaletado debajo de la camisa. No niego que me provocó darle un coquito a cada uno por ladronzuelos, qué será de esos cuerpos cuando crezcan.....pero me abstuve y sólo les salió regaño.
Sin embargo, estoy con los relatos en la punta de la pluma (en este caso del teclado) y no logro darles forma, a veces son nebulosos, otras son como mis pensamientos que van en tropel. Aparte que me he sentido como tendente a escribir con la bilis revuelta y así no me da nota hoy en día. Completando todo el cuadro, la anunciada partida de la señora que trabaja en casa me tiene más ocupadilla de lo normal (el más puro y simple trabajo casero, pues).
En fin, ya volverá la musa para ayudarme a escribir. Mientras saldré a comprar las cositas para la piñata de Vicky.
Abur.-

3 comentarios:

YoHannah dijo...

Felicidades por tu blog y por lo que blogeas. Yo recién abrí un blog, pero cómo no tengo ni idea de informática, estéticamente no queda tan lindo cómo el tuyo...

Un saludo desde Madrid -España-

YoHannah

http://serrizomatico.blogspot.com/

Carito dijo...

Sin duda toda una mezcla de sentimientos ante la triste realidad de la infancia en nuestra patria....cómo era la promesa del loco? si hay un niño en la calle, bla,bla,bla,bla.
Que disfrutes los preparativos de la piñata :)
Un besito

Cereza dijo...

Hola hola de visita por tu casa.
La verdad es que me gusta mucho tu blog :-)